ULTRATRAIL

Ultra Trail Parque Los Nevados 2014

Reto con altura

NOTICIAS | 2014/12/22 11.38 am

Texto: Francisco Javier Valderrama Ortiz

Fotos: Diego Winitzky – María Virginia Santos

            José Iván Cano M. – Revista Viajes & Aventura

 

Revisando el calendario de carreras me encuentro a mediados de mayo con la grata sorpresa de una de trail running en el Parque Nacional Natural Los Nevados, y de inmediato escribo un correo para obtener más detalles acerca del evento. Empiezo mi preparación física cuanto antes. Así transcurrieron algo más de dos meses y el domingo, una semana antes de la carrera, luego de una de mis jornadas de entrenamiento, siento una molestia en la planta del pie izquierdo. No le presté mucha atención, pero al siguiente día, el lunes temprano, listo para algo de ejercicio, advierto que la molestia es consistente e impide que apoye el pie con naturalidad. Decido no realizar mi actividad programada y pienso con preocupación en que falta muy poco para la gran competencia. La molestia parece ser una metatarsalgia, así que actúo de inmediato, pero como si fuera poco en la tarde del mismo lunes siento una molestia en la garganta y horas más tarde otros síntomas de resfriado -llevaba alrededor de año y medio sin sufrir una gripe-.

¿Acaso una lesión en el pie no era suficiente? Pues no lo era, el martes aún con planes de realizar ejercicio con miras al ultra trail, me levanto con gripe y el pie sigue mal, mis preocupaciones aumentan, entonces decido esperar hasta el jueves y ver si puedo realizar mi último entrenamiento, pero llegado el día mi pie sigue igual y la gripe aún peor, ahora con fiebre, dolor de cabeza, malestar general y gran congestión por rinitis. Nada parecía ir peor... En este punto, a tan sólo tres días de la competencia, no creía estar en condiciones de recorrer los 93k en el PNN Los Nevados, a alturas superiores a los 4.000 msnm. No obstante continué con el plan y el vienes me dirigí temprano con rumbo al departamento de Caldas, a realizar una noche de aclimatación en la finca El Arbolito, a una altitud de 3.800 msnm.

El sábado, ya en la capital caldense, mi gripe había mejorado, sin embargo, la congestión por la rinitis era muy incómoda, el pie lo sentía con menos dolor pero aún con molestia y notaba que los últimos días de preparación perdidos definitivamente me hacían falta. Todo me preocupaba, pero tenía la determinación de seguir adelante. Así, pasadas las 4 a.m. del día de la carrera, me encontraba sentado en una de las chivas que nos llevarían al punto de partida dentro del PNN Los Nevados. Con incertidumbre y algo “magullados” por el típico bamboleo de estos vehículos sobre las carreteras que atraviesan la difícil topografía de la región, llegamos al sitio de desayuno, el cual parecía estar a mitad de camino de nuestro destino. Un gran descanso y la recarga de energía necesaria para la travesía: un desayuno con caldo, agua de panela y pan.

A lo que vinimos

Al llegar al punto de partida el clima se encuentra bastante nublado, algo propio de estas bellas montañas, con un viento helado que anima a iniciar pronto la carrera. Nos dan unas últimas instrucciones y nos encontramos ya trotando, y me tomo muy con calma el inicio teniendo en cuenta mi condición y la distancia por recorrer. Paisajes espectaculares nos rodean, algo muy estimulante. Subiendo al Nevado Santa Isabel noto que mi resfriado cobra con creces, llego a los 4.800 msnm con calma y muy animado de encontrarme con este

espectacular panorama, el mismo que había visitado por última vez unos cinco años atrás, majestuoso y gratificante estaba el nevado en frente.

Entre tanto me ponían una manilla y Wilfredo sin guantes presto tomando la fotografía con el cartel de altitud. Al terminar este pequeño descenso, en el punto de alimentación, decido tomar agua de panela y comer pasta, dudaba de cómo mi cuerpo asimilaría esto, pero gratamente fue perfecto y de allí en adelante tomo los alimentos y bebidas en cada punto, y pienso: “¡qué maravilla que tengan esta distribución de puntos de alimentación con tan buena comida y bebida!”, además están a buena temperatura y las personas son muy amables y siempre están animando a los corredores. Después de unos 30 kilómetros empiezo a notar una molestia en mi rodilla derecha, algo que no había sentido nunca. Lo ignoro, pero sigo pendiente de mi pie, el cual me molesta cada vez que piso algo irregular con la parte de los metatarsos, pero no hay problema, con estos paisajes y la organización todo se puede.

Así me concentro en los frailejones, los conejos que cruzan los caminos y carreteras a gran velocidad en frente mío, algunas aves pequeñas y la majestuosidad de un águila, ¡qué lugar tan maravilloso! Luego de 40 kilómetros la molestia de la rodilla se convierte en dolor continuo y ansío llegar al punto de avituallamiento para cambiar de zapatos. Sigo optimista, comiendo y bebiendo muy bien. Empiezo a sentir el cansancio y la tarde cae, nada que llego al cambio. Un integrante de staff me dice que para llegar allí falta poco, pero es un descenso algo técnico y ya es de noche. Adelanto a una competidora polaca que se encontraba muy preocupada por la oscuridad y la seguridad del lugar.

El descenso resulta ser muy resbaloso y técnico, y la rodilla me duele un poco más.

Al llegar al punto de avituallamiento siento un gran alivio, entre otras cosas porque pienso que los zapatos frescos me van a ayudar mucho. Sin embargo, siento ganas de una Coca-Cola, lo cual es indicio de gran cansancio, no hay allí pero no importa. Como bien, me cambio y estoy listo para continuar, pues aún falta un 40% por recorrer. Después de este receso el recorrido es por carretera destapada y encuentro un sector con bastante y denso humo. Pienso en el fuego de una casa de campo, pero inmediatamente se viene a mi mente un incendio forestal, calculo unos 10 minutos de trote en medio del humo.

Cansado, pero renovado

Me siento bastante agotado y pienso en llegar al punto de la “Laguna”. Al arribar aún estoy obsesionado con la Coca-Cola, pero tampoco hay y a cambio me ofrecen ajiaco. ¿Ajiaco?, ¿de veras? Me responden afirmativamente, además me dicen que está muy bueno. Finalmente accedo, me siento, entre tanto como y me levanto renovado, como nuevo. Allí varios corredores se encontraban tomando ajiaco y un receso para reponer energía, agradezco mucho y retomo la ruta, pero pregunto que si es subida, esperando tontamente un no. A cambio me dicen que es en subida, encuentro un sendero muy bien demarcado con luces intermitentes rojas, más adelante encuentro a un corredor, es “Andrés el oso”, me dice él, y comparto un largo tramo en su compañía charlando un poco de temas varios: la carrera y la locura de hacer esta distancia.

Después de un rato siento que puedo ir un poco más rápido y me despido. Llegando al último punto me dicen que en media hora harían un corte en el río, por lo cual me afano y desciendo rápidamente. Allí, saltando de roca en roca, siento estar en un laberinto y al salir del lugar e iniciar un ascenso pienso que me estoy devolviendo. Creo que me he perdido en el “laberinto” y que me devuelvo, pero no tengo el valor de bajar de nuevo; por el contrario, sigo subiendo enojado pensando en el tiempo de corte y que no iba a alcanzar a llegar. Miro con cuidado las marcas y resuelvo que no estaba perdido, que estaba en el sentido correcto.

Más cerca

Más adelante llego a una carretera y empieza un descenso, la rodilla me molesta bastante, pero mantengo un ritmo racional. Después veo unas luces, sonrío aliviado pensando que ¡llegué! Pero no es así, me dicen que esa es la meta de 59k, entonces pregunto cuánto me falta y me dicen que harto, como 7 kilómetros o más... Me da mal genio, pierdo el ritmo y me dejo agobiar por el cansancio. Observo que en la montaña de en frente hay una vía que sube, se me ocurre que debo llegar hasta abajo, cruzar el río y luego subir por esa vía. ¡No voy a poder, es mucho!, pienso. Guardo la esperanza de que no sea así, pero cuando llego al puente veo que mi temor era realidad.

Empiezo a subir, algunos corredores pasan en un vehículo y me animan diciendo que falta alrededor de 1 kilómetro. Sin embargo, más adelante veo un letrero del Acuaparque que decía 5k, 5!!! Veo tiendas, recuerdo la Coca-Cola, pero ya no la quiero, falta muy poco.

Un personaje me pregunta por la carrera, cuánta distancia y tiempo llevo, y al responderle él le dice a una señora en voz baja: “Es que les gusta es el dolor”, sonrío y unos 15 metros adelante me grita

que me sube en la moto, sonrío de nuevo y le digo que no, que gracias, pero me falta muy poco.

Esto me distrae y continúo con fuerza, llego aproximadamente a la 1:15 a.m. del día domingo, había varias personas animando, gratamente entre ellas mis padres, esperándome con la tan anhelada Coca-Cola. ¡La comida de finalización también fue un detalle! Ha sido uno de los momentos más gratificantes de mi vida, una gran experiencia, con el entorno, las personas y un tiempo de introspección. Sé que se me escapan muchos momentos y vivencias, pero a grandes rasgos esta ha sido mi gran experiencia en la Ultra Trail Parque Los Nevados. Gracias a la inigualable organización y a las personas de la región por hacer de este evento una experiencia gratificante y, por supuesto, inolvidable.

 

 

UTpLN en cifras

 

Fecha. 16 al 18 de agosto de 2014.  Características. Carrera de Ultra Trail más alta de Colombia con un Puerto de Montaña a 4.800 msnm, 65% del total del recorrido por arriba de los 3.000 msnm.  Distancias. 25K, 59K y 93K.  Altitud. Entre 3.600 y 4.800 msnm. Escenarios. Bosque andino, bosque de niebla, páramos, glaciares, arenales, caminos de herradura, trochas y volcanes.  Participantes. 142 hombres y 50 mujeres de Costa Rica, Estados Unidos de América, Gran Bretaña, Francia, Italia, Argentina, Uruguay, Ecuador, Chile y Colombia. Puntos de avituallamiento. Cada 10 kilómetros y provistos de comida caliente y energética, bebidas hidratantes, atención médica, ropa y calzado.

Organizador. Revista Viajes y Aventura, con apoyo de Parques Nacionales Naturales de Colombia.

Patrocinadores. Compressport Colombia, Petzl, Salomon, Julbo, Buff, Patagonia, Gatorade, Going, Be Fruit, Paracord Colombia, Sol-Or, La Sportiva y Le Capra.  Colaboradores. Semana de la Montaña Colegio Champagnat, el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Manizales (OVSM), Aventura Inteligente, la Fundación EcoAndes y Ultratrails.com Certificaciones. Miembro Activo de International Trail Runing Association (ITRA) y certificada para The North Face ® Ultra-Trail du Mont-Blanc®.

Próxima versión. Entre 15 y 17 de agosto de 2015.

RESULTADOS. CATEGORÍA ABSOLUTOS 93 KM Hombres. 1) Daniel Zubieta: 11h 57’ 15’’. Mujeres: 1) Vivian Andrea Álvarez: 16h 13’ 18’’. ÚNICA FEMENINA 25 KM. 1) Diana Paola Melo Acosta: 03h 26’ 09’’, 2) Margarita Cáceres Hernández: 03h 48’ 58’’. MASCULINA 25 KM 18-35 AÑOS. 1) Jaime Hernando López: 02h 36’ 10’’, 2) Carlos Eduardo lozano: 02h 51’ 21’’. MASCULINA 25 KM 36-45 AÑOS. 1) Fernando Correa: 02h 54’ 29’’, 2) Javier Leonardo Clavijo: 03h 24’ 02’’. MASCULINA 25 KM 46 AÑOS EN ADELANTE. 1) Gilberto Mateus Sánchez: 03h 22’ 46’’, 2) Pedro julio Díaz Quintero: 03h 43’ 41’’. ÚNICA FEMENINA 59 KM. 1) Yadira Valero: 10h 35’ 01’’, 2) Gloria Amparo Cardona Vasco: 10h 37’ 16’’. MASCULINA 59 KM 18-35 AÑOS. 1) Ferenec Joshua (USA): 07 h 47’ 30’’, 2) Diego Medina: 08h 10’ 23’’. MASCULINA 59 KM 36-45 AÑOS. 1) Juvenal Vásquez: 07h 45’ 10’’, 2) Nicolás Santos Charry: 9h 34’ 32’’. MASCULINA 59 KM 46 AÑOS EN ADELANTE. 1) Santiago Rodríguez: 10h 10’ 01’’, 2) Pedro Eduardo Patiño: 10h 52’ 46’’. ÚNICA FEMENINA 93 KM. 1) Vivian Andrea Álvarez: 16h 13’ 18’’, 2) Paola Andrea Fierro: 16h 18’ 09’’. MASCULINA 93 KM 18-35 AÑOS. 1) Daniel Zubieta: 11h 57’ 15’’, 2) Germán Liberato González: 13’ 00’ 03’’. MASCULINA 93 KM 36-45 AÑOS. 1) Jhon Fabio Monsalve Parra: 13h 55’ 10’’, 2) Leonardo Elkin Sanabria: 14h 01’ 54’’. MASCULINA 93 KM 46 AÑOS EN ADELANTE. 1) Hildebrando Machado: 12h 54’ 30’’, 2) Arturo Parra: 14h 46’ 10’’.

 

 

Carrera 13 N.º 90-20

Oficina 308

Bogotá D. C., Colombia

© Copyright 2014. Derechos Reservados para la revista Viajes y Aventura, una publicación de GAVIRIA EDICIONES S.A.S. ISSN 2011-1606.

Todas las imágenes mostradas en este sitio son propiedad de los fotógrafos anunciados en cada caso. Se prohibe su reproducción física o digital sin autorización explícita.